OPINIÓN: NO MÁS NIÑAS Y NIÑOS ABUSADOS

Se celebró nuevamente el día de los niños, y he leído bastante sobre qué regalarles y también sobre los juguetes sin género, y cada uno tiene un punto de vista sobre aquello.

En mi caso, en esta fecha, sólo pienso en que ninguna niña o niño sea abusado, violado o violentado nunca más. Quienes hemos vivido ese tipo de cosas, sabemos que nunca se olvida, nunca se perdona, nunca deja de doler el alma.

Veo niños en la calle con sus familias felices con sus juguetes, o al menos eso aparentan. Otros niños con sus padres pidiendo dinero en las esquinas, otros solos, acompañados de internet o llegando a una edad para drogarse y así pasar la soledad.

Cada niño tiene una historia, cada adulto de hoy tiene una historia como niño o niña. Y cada una es distinta, otras más felices, otras no tanto.

Sin duda, lo más importante es el bienestar de un niño, su salud, su felicidad, alegría, que no sufra. Pero a veces ni hasta los mejores padres pueden controlarlo todo.

Una vez leí un texto en internet que se llamaba «Tenemos que hablar del tío Scar» haciendo alusión a la película El Rey León y es algo tan real. Antes no se hablaba de ese familiar maligno, ahora debe hablarse, porque si no lo hacemos, puede pasar lo peor.

Hablar de ese familiar que se tenía en el secreto de la familia, es lo mejor para los niños, porque es evitar que sufra toda la vida, evitar que sea abusado o violado, es prevenir. Si eso se hubiera hecho años atrás, seríamos muchos los que no tendríamos que enfrentar esos demonios en nuestras mentes cada vez que algo los detona, como en estas fechas o ver en las noticias nuevamente que pasó algo de ese tipo y el culpable era el primo, el tío o el abuelo, etc.

Basta de tapar el sol con un dedo, de ocultar cosas, de creer que el no hablarlas las borra, porque no es así. Ese pequeño niño o niña vulnerado, herido, destrozado, vive en nosotros por mucho tiempo, si es que no para siempre.

Mejor evitemos, protejan a sus hijos de ese «tío Scar», del que nadie habla, pero que existe y está ahí con ustedes, porque esas heridas que provocará, jamás podrán sanar por completo.

¿Cómo borrar algunos de nuestros recuerdos? ojalá se pudiera hacer algo así. Habrían tal vez más adultos sanos emocionalmente, más cuerdos y alegres, sin pensar algunas noches en el por qué pasó o por qué sigo aquí, por qué a mi. Pero siempre tratando de sanar a ese niño o niña interior que queremos cuidar internamente, que no le pase nada a esa niña de 4 años que ves en una fotografía, que eres tú, ingenua, inocente, indefensa, en una playa, sin pensar en lo que te depara la vida, y que cada día tendrás que ser fuerte y más fuerte y más fuerte, y cuando creas que ya tocaste fondo, será así, pero te levantarás de nuevo y caerás otra vez, pero seguirás levantándote, sin saber hasta cuándo.

Ya no más secretos familiares, no más niños abusados.

No hay que ocultar, hay que denunciar.

Aquí link de «Tenemos que hablar del tío Scar»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s