“Tenemos la cifra de COVID 19 más baja desde que empezó la pandemia, pero han aumentado los casos de tuberculosis y de personas con patologías por VIH en la macro zona norte”

Entrevista a médico Jefe Unidad de Infectología del centro médico de referencia de alta complejidad de la macro zona norte del país, Pedro Usedo López

En entrevista con nuestro medio de comunicación, el médico infectólogo, Pedro Usedo López, médico jefe de la Unidad de Infectología y del Programa de Control de Antibióticos del Hospital Regional de Antofagasta (que recibe pacientes derivados de Arica a Copiapó), habló sobre cómo ha sido sobrellevar esta pandemia en el centro de salud de alta complejidad de la macro zona norte del país, en donde son derivados los pacientes con patologías más complejas.

La entrevista se realizó on line por la periodista, Cristina Arancibia

Actualmente la región de Antofagasta tiene la cifra de casos COVID 19 más baja desde el inicio de esta pandemia ¿cuál es el balance que usted realiza de los resultados de este trabajo?

En la región estamos hoy con los números más bajos, y al parecer con los números más bajos del país inclusive, ha sido un trabajo arduo, ya llevamos más de un año y medio en este trabajo. Este proceso ha sido súper interesante, primero que todo, para uno que es infectólogo, probablemente es una de las situaciones más reconfortantes de las cuales uno quisiera ser partícipe, lograr esta baja de casos.

Ninguno de nosotros siquiera pensó estar en una pandemia de un agente nuevo, de cual había absoluto desconocimiento y lamentablemente junto con eso viene de la mano el temor, la incertidumbre y el miedo a cuánto iba a ser el grado de transmisibilidad, de diseminación de esto, el grado de mortalidad. Veíamos imágenes casi catastróficas de esto inicialmente desde China, donde los profesionales de la salud allá estaban vestidos prácticamente como astronautas, lo que daba una sensación bastante compleja.

El comienzo para nosotros como Unidad de Infecciones Asociadas a la Atención en Salud  (IAAS) fue muy complejo, porque tuvimos que realizar primero una etapa de educación y partía no por la población, sino que partía por los funcionarios de la salud, y claramente al inicio fue súper complejo tratar de convencer a los médicos que era innecesario que se colocaran trajes blancos (como traje de pintor, como referencia), que no era necesario usar guantes para ir a comer, todos querían usar estas mascarillas que usa minería, con filtro, y que en algún minuto se empezó a difundir esa información por prensa, nadie quería una medida menor a esas, todos tenían un pánico tremendo de incluso venir a trabajar.

Dentro de mi propia unidad, no querían manejar pacientes con COVID, tuve colegas infectólogos que se negaron a atender pacientes con COVID y tuve que reasignarlos en otras actividades, por tanto, eso habla un poco que, frente a una situación compleja, por muy especialista que sea, por muy preparado que esté, lamentablemente ocurren este tipo de situaciones, el temor a lo desconocido es complejo.

Hubo cuestionamientos a las indicaciones incluso que se daban, siendo que eran de la misma Organización Mundial de la Salud (OMS), en lo público y privado, un escenario complejo, pero creo que con el tiempo nos fuimos posicionando, ganando credibilidad, fundamentando lo que estábamos haciendo y fuimos ganando la tranquilidad de nuestro personal, que era lo más importante, porque así también se transmite la tranquilidad a la comunidad.

Inicialmente tuvimos harto contagio entre los funcionarios, porque por más que se manejaba el concepto internamente, la gente volvía a sus casas compartiendo vehículos de transporte y tuvimos que trabajar en eso. Y al tener mucho personal con teletrabajo, el personal se vio disminuido y tuvimos empezar a trabajar 24/7 con el equipo de infectología, un equipo reducido como ocurrió en todos los hospitales de Chile.

ACCIÓN IMPORTANTE

¿Cómo fue la llegada de las vacunas contra esta enfermedad pandémica? ¿Hubo resistencia al existir tantos mitos?

En ese proceso,  lo primero fue elaborar cómo se iba a vacunar al personal de salud, en cómo convencer a la población hospitalaria de que teníamos que ser los primeros en transmitir la seguridad de las vacunas, porque ahí había también un temor, porque se sacó esta vacuna en tiempo récord, no tener las certezas de los impactos reales de los efectos secundarios y el tema antivacuna que nos rodeaba en esa época, muchos funcionarios no querían vacunarse y hubo que hacer un trabajo arduo en convencer.

El médico infectólogo, Pedro Usedo López

De hecho, yo fui el primer médico en vacunarse, no por asegurarme con la vacuna, sino que traspasar tranquilidad, esa seguridad e ir mejorando la cobertura de la vacunación del personal sanitario y estar más seguros frente a la pandemia.

El tema de la vacuna nos coloca en una situación súper favorable, no teníamos como hacerle frente a la pandemia, más allá de tratamiento sostén como en Unidades de Cuidados Intensivos, la ventilación, el hacer un diagnóstico oportuno de estos pacientes, dar un soporte necesario cuando se requiere.

Es bien sabido que la vacuna no da un 100% de protección, pero disminuye bastante el riesgo de hospitalización, que pueda ser más grave, que se requiera Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), todo esto junto con el distanciamiento social, el lavado de manos, etc.

Uno se complica si, cuando ve que la gente se empieza a relajar, ver tanta aglomeración de gente en estos lugares, sabiendo que ahí está el riesgo con el tema de los nuevos aforos. Y esperamos evitar un nuevo rebrote con las fiestas de septiembre.

EL COVID LLEGÓ PARA QUEDARSE

¿Usted cree que el COVID terminará pronto con todos los esfuerzos realizados, incluyendo las vacunas?

El mensaje importante es que no por estar vacunado no tengo ningún riesgo, o sea la vacuna apoya, absolutamente que apoya, es un soporte indispensable indudablemente, pero no es la panacea, es decir, no es el antídoto. No significa que me puedo exponer sin mayores contenciones, ni precauciones, y que no me va a pasar nada, porque estoy vacunado y las medidas de contención son las que nos van a ayudar a salir de esta pandemia.

La pandemia llegó para quedarse, no hay que olvidarlo, pensar que el COVID va a desaparecer, no va a ser así, va a ser una enfermedad viral que va a mantenerse en el tiempo, el concepto de tener que vacunarnos cada cierto tiempo también es una realidad.

Está ocurriendo lo mismo que con la influenza en el 2009, no es esta la primera pandemia que tenemos, con la diferencia que, antes si teníamos un tratamiento inicial, pero las medidas eran las mismas, lavado de manos, distanciamiento social, uso de mascarilla, vacunarse y lo malo es que tenemos mala memoria sanitaria o a corto plazo y esa es una de las críticas que uno hace a los sistemas sanitarios gubernamentales, porque todo esto se hizo con la influenza y también con el tema del ébola. Se prepararon unidades para eso, áreas de infecciosos en los hospitales y pasó el riesgo y volvimos a la mentalidad antigua de no respetar los flujos, redistribuir los espacios, se utilizaron para otros fines, por más que del punto de vista de prevención de infecciones intrahospitalarias se insista a las autoridades del momento.

Recordemos que Iquique, Antofagasta, es de alto flujo de migrantes, de entrada, de situaciones críticas y tenemos que tener los sistemas sanitarios preparados para el manejo de aquellas situaciones críticas, si bien puede no ser algo tan masivo como esto, pero tenemos que estar preparados para recibir a aquellos pacientes con enfermedades complejas.

El mundo está globalizado y eso la pandemia lo demuestra, por eso la pandemia avanzó tan rápido, un día tenemos noticias que aparece esta variante Delta y al otro día ya está circulando.

AUMENTO DE OTRAS ENFERMEDADES Y MUERTES

En ese sentido, los esfuerzos han estado enfocados en atender pacientes con COVID ¿cuál ha sido la consecuencia de eso en salud?

Han aumentado los casos de tuberculosis y casos de pacientes por patologías con VIH en la macro zona norte, porque han tenido poca posibilidad de consultar, y eso ha generado que a pesar que el COVID ha bajado, mantenemos altas ocupaciones en UCI, pero por otras patologías, pacientes descompensados y que siguen manteniendo a los equipos sanitarios, en especial de UCI con harta carga asistencial y el tener equipos sanitarios agotados, es tener más riesgo, tener un desmedro en la calidad de la atención al paciente.

Tuvimos pérdida de personal por complicaciones por COVID y comorbilidades, si lo comparamos con otros centros fueron pocos casos, tuvimos una mortalidad baja, pero tan dolorosa como si hubiéramos perdido un gran número.

Uno no logra entender, se sorprende cuando ve manifestaciones por la prensa en Chile, donde la gente se manifiesta para no querer usar mascarilla, por estas restricciones, pero uno no ve el impacto de esta situación hasta que lo vive uno mismo y eso lo vemos todos los días con los familiares de los pacientes.

MEDIDAS DEL MINISTERIO

¿Cómo evalúa usted como especialista en el tema, la gestión realizada por el Ministerio de Salud en esta pandemia, en especial la adquisición de vacunas?

Si, se han hecho cosas buenas del punto de vista del Ministerio de Salud, a pesar de varios desaciertos. Chile es el primer país que tuvo vacunas en Latinoamérica y probablemente dentro de los primeros 5 países en el mundo, tengo muy pocas críticas frente a eso.

Incluso la OMS en donde desaconseja usar la dosis de refuerzo, no porque no sea necesaria, porque hay otros países que ni siquiera han podido aplicar las primeras dosis, con todas las diferencias que pueda tener con el Ministerio, no hay mucha critica que pueda hacer.

Sobre no contar con inmediatez de esta dosis de refuerzo, es porque no se compraron por adelantado las dosis, porque no se pensó en dosis de refuerzo, pero llegarán y están llegando.

En ese contexto, hemos tenido también una buena noticia para la región, se va a instalar un laboratorio donde se van a manufacturar las vacunas, vamos a poder tener más acceso a ellas y no depender a que lleguen de otros lados. Es un tremendo espaldarazo que se le da a la zona norte, descentralizando la ciencia en el país.

LOGROS

¿Cuál es resultado hasta el momento que ve usted del trabajo realizado por el personal del Hospital Regional de Antofagasta en las unidades que tratan a estos pacientes?

Todos hemos estado en esto, no sólo los médicos, sino que todos los funcionarios que trabajamos en salud, de enfermería, de laboratorio, administrativo, paramédicos, eso ha sido lo más relevante al final del día.

Ha sacado un compromiso del sistema público, que cuesta mucho que aparezca en las instituciones, la sensación de identidad, de pertenencia, de ser parte de una causa que lo hicimos en conjunto, con orgullo, por la salud de la macro zona norte, no sólo de Antofagasta.

Cada día es un reto venir a trabajar, cada día es un desafío, cada día me voy con la sensación que es un día nuevo, un día muy distinto. Es muy desafiante, y en ese desafío estamos todos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s